Historia

En 1987, preocupados por las malas condiciones de aprendizaje de los niños latinos en San Diego, California, el Rev. Vahac Mardirosian y el Dr. Alberto Ochoa se asociaron con el Superintendente de Distrito Tom Payzant para dialogar con los padres sobre las dificultades académicas de sus hijos. El diálogo fue crudo y real sobre los desafíos que ocurrían en el hogar, la escuela y la comunidad. Lo que originalmente estaba programado como un diálogo de dos horas con una docena de padres se convirtió en ocho sesiones semanales con más de 90 familias.

La información fue potente. Durante las semanas de discusión, se identificaron 54 áreas de preocupación que estaban impactando directamente el aprendizaje de los estudiantes. El Dr. Ochoa, profesor de la Universidad Estatal de San Diego, tomó la lista de problemas y desarrolló una serie de talleres diseñados para padres de K-12 que ahora llamamos el Programa de Involucramiento de Padres en la Educación de Nueve Semanas de PIQE.

Se corrió la voz a otras escuelas en San Diego sobre este nuevo y poderoso programa de participación de los padres y aumentaron las solicitudes para los talleres. El Rev. Mardirosian tomó el timón de la iniciativa emergente y lanzó formalmente el Instituto de Padres para la Educación de Calidad (PIQE). Hoy, PIQE continúa impulsando a las comunidades a crear escuelas que promuevan los valores democráticos, la inclusión y el acceso a las oportunidades.

HOY 

PIQE es una organización nacional con programas basados en evidencia que involucran, empoderan y transforman a los padres para que participen activamente en la educación de sus hijos y fortalezcan la colaboración entre padres y escuelas. PIQE proporciona información empoderadora, desarrollo de habilidades y sistemas de apoyo para familias de bajos ingresos, comunidades de color, estudiantes del idioma inglés y familias inmigrantes que benefician a aproximadamente 1.5 millones de niños a lo largo de su historia. Un estudio longitudinal muestra que estos niños se gradúan de la escuela secundaria y asisten a la universidad con tasas más altas que sus compañeros debido al éxito de PIQE en capacitar a los padres para que sean defensores exitosos de la educación de sus hijos.

PIQE continúa creciendo con presencia en todo el estado en 36 de los 58 condados de California que atienden a más de 17,000 familias anualmente. El modelo de mejores prácticas de PIQE se está implementando en 10 estados de todo el país. Para estas familias, PIQE ha sido y sigue siendo la única forma de acceder a información sobre políticas clave que impactan directamente en el acceso de sus hijos a oportunidades educativas equitativas.